¿Es recomendable vender la vivienda para pagar una plaza residencial?

¿Es recomendable vender la vivienda para pagar una plaza residencial?

Como ya hemos comentado en artículos anteriores, en España la lista de espera para obtener una plaza pública en una residencia de la tercera edad es muy elevada. Por otro lado, el precio medio de una plaza residencial privada está en los 1.830 euros mensuales (y mucho más en las grandes ciudades). Si juntamos estos datos con el hecho de que, debido a la crisis de los últimos años, numerosas pensiones se han visto congeladas, no es de extrañar que muchas de las personas mayores que necesitan ingresar en una residencia de ancianos no dispongan de recursos económicos suficientes para financiarse la estancia.

Con el importe de la pensión más los ahorros no se llega a afrontar los pagos mensuales y se necesita una ayuda extra para poder acceder a los cuidados profesionales que requiere el estado de salud de la persona mayor. Ante esta situación, algunas familias se acaban planteando la vender el piso para pagar la residencia de ancianos o los cuidados asistenciales que la persona mayor necesita en función de su estado de salud.

Vender el piso para pagar la residencia de ancianos

Evidentemente esta opción implica perder totalmente la propiedad, cosa que a muchos de nuestros mayores les supone un duro golpe emocional, puesto que les ha costado un gran esfuerzo llegar a tener su propia vivienda y tenían la idea de conservarla hasta llegar el momento de dejarla en herencia a sus hijos.

Otro inconveniente con el que nos encontramos hoy en día es que además de perder la propiedad, la liquidez que obtenemos no se puede invertir de forma rentable con seguridad y el dinero recibido quizás no alcance para cubrir los costes futuros. Con los costes medios actuales de las residencias para unas estancias medias de 5 años se pueden necesitar cerca de 115.000 euros y para 10 años más de 230.000€.

También es muy importante tener en cuenta que vender una vivienda lleva consigo una serie de elevados gastos e impuestos para el propietario: la plusvalía de Hacienda (IRPF), la plusvalía municipal, la cancelación de la hipoteca (en caso de que la haya) y los gastos de notaría correspondiente al vendedor. Todo ello sin incluir comisiones para vendedores y actualizaciones de herencias. Cuando fijemos el precio deberemos tener presentes estos gastos, pero tampoco podemos aumentar demasiado el precio de venta porqué nos arriesgaríamos a tardar mucho tiempo en cerrar la operación.

Otro aspecto a considerar es el efecto directo que van a tener estos ingresos en la persona mayor ya que pueden limitar el acceso a ayudas públicas al considerar éstas la capacidad económica de los solicitantes.

Por otro lado, actualmente las viviendas se encuentran en una fase de recuperación de precios, de forma que resulta más interesante no vender y aprovechar la actual revalorización sobre todo teniendo en cuenta las posibles rentabilidades que se pueden obtener en inversiones sin riesgo.

Programa Pensium versus venta de la vivienda

La primera ventaja del Programa Pensium frente a la opción de vender el piso para pagar la residencia de ancianos consiste en que los pagos a la residencia están garantizados ante notario y no hay que preocuparse por este aspecto durante los 10 años de vigencia de aportaciones del Programa.

El otro aspecto clave es que la propiedad de la vivienda siempre se mantiene por parte del beneficiario y sus herederos. Lo único que hacen es cederla para qué, desde el primer momento, la vivienda “trabaje” para atender los pagos de la residencia.

Al no perder la propiedad, la revalorización de la vivienda va íntegra a los herederos y el tiempo de uso que se ajusta en todo momento al capital recibido y utilizado, ni un mes más de lo necesario.

Finalmente, la otra gran diferencia se encuentra en el hecho de que el Programa Pensium se puede cancelar en cualquier momento mientras que la venta del inmueble es irreversible.

¿Sigues con dudas? Contacta con nosotros y te las resolveremos encantados.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

catorce + diecinueve =