Residencias de ancianos con guardería, una realidad cada vez más próxima

Residencias de ancianos con guardería, una realidad cada vez más próxima

Residencias de ancianos con guardería, una realidad cada vez más próxima
4.6 (92%) 5 votes

Hace aproximadamente un par de años veíamos en internet como se viralizaba el tráiler del que sería el emotivo documental llamado “Present Perfect”, en el que se plasma la iniciativa de una residencia de ancianos de Seattle (EEUU) de acoger una escuela de pre-escolar en sus propias instalaciones.

La semana pasada varios medios de comunicación de nuestro país se hacían eco de que la residencia de ancianos Orpea Meco (Madrid) había incorporado una guardería en su centro, para facilitar que abuelos y niños (de entre seis meses y 3 años) realicen actividades conjuntas.

Lo que hace dos años veíamos como algo lejano que sucedía en una pequeña población en EEUU, hoy es ya una realidad en España.

De hecho, además de Orpea, que es pionera en la implementación de proyectos de filosofía intergeneracional en sus centros, en España tenemos tres residencias más (una en Granada y dos en Galicia) que ya cuentan con una guardería en sus dependencias.

Por otro lado, aunque aún no sea algo generalizado, cada vez son más las residencias geriátricas que organizan actividades intergeneracionales como campamentos de verano o talleres dentro de sus programas.

¿Qué beneficios aportan estos proyectos intergeneracionales?

Los expertos en geriatría ya hace tiempo que conocen los beneficios casi milagrosos que se derivan del contacto frecuente entre mayores y niños.

Según declaraciones realizadas a ABC por Isabel Gómez de Salazar, psicóloga del centro Amavir Coslada que cada verano organiza un campamento intergeneracional en su centro, “está demostrado que las personas mayores implicadas en actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros de su misma edad. Además, compartir con los más pequeños ciertas horas al día incrementa su actividad física, cognitiva y social. La interacción es real. Florece su memoria, aparece la concentración, la atención… y hasta dejan de tener dolor. ¡Es increíble!”. Y en cuanto a los pequeños que participan en la actividad “no hay duda de que estas actividades son también una lección de vida para ellos, de la que aprenden las experiencias e historias de juventud de sus mayores. Les hacen pensar, fijarse y, en definitiva, crecer”.

 Y es que más allá de los evidentes efectos emocionales parece ser que el contacto entre mayores y niños también aporta importantes beneficios terapéuticos.

Los mayores vuelven a sentirse útiles, responsables y activos, a la vez que ahuyentan el sentimiento de soledad y sacan fuerzas y energías de donde sea para cuidar, complacer, agradar y divertir a sus pequeños amigos. La ilusión y las sonrisas vuelven a sus vidas, dejando en un segundo plano las dolencias y limitaciones propias de la edad.

Por su parte, los niños crecen y aprenden en un entorno de respeto y admiración hacia los mayores, a quienes escuchan atentamente y para quienes pintan, cantan y bailan.

Tal y como explica a El Periódico Mariano Sánchez, profesor de Sociología de la Universidad de Granada y responsable de una cátedra para estudiar y compartir conocimientos sobre proyectos intergeneracionales, se trata de proyectos serios y supervisados por personal debidamente formado que, además de aportar grandes beneficios a los mayores, permiten a los más pequeños tener un concepto positivo del envejecimiento.

Evolución de los proyectos intergeneracionales

En Europa encontramos varios países con iniciativas muy buenas en este ámbito. En Alemania, por ejemplo, se financian casas intergeneracionales, y en Francia hay varias residencias con escuelas infantiles en el mismo recinto.

En España, por el momento, el crecimiento lo vemos más en la introducción de actividades intergeneracionales dentro de los programas de los geriátricos que en la creación de espacios de convivencia como tales, que aún están en una fase muy inicial. Aun así, la filosofía intergeneracional está entrando con fuerza en nuestro país, con lo que es probable que veamos avances importantes en este ámbito durante los próximos años.

Vistos los enormes beneficios de juntar la voz de la experiencia con la curiosidad en estado puro, desde Pensium aplaudimos estas iniciativas y esperamos que los proyectos como las residencias de ancianos con guarderías en su interior u otro tipo de proyectos intergeneracionales, proliferen en España y pronto los concibamos como algo más que habitual en el sector.

Y ya para acabar, por si no lo habéis visto, no queremos despedirnos sin compartiros el tráiler del documental del que os hemos hablado al principio de nuestro post: “Present Perfect”, estrenado el pasado 12 de noviembre de 2017 en EEUU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 × dos =