fbpx
¿Cómo influye la alimentación en las personas mayores?

¿Cómo influye la alimentación en las personas mayores?

¿Cómo influye la alimentación en las personas mayores?
5 (100%) 1 vote[s]

Desde su proclamación en 1979, cada 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación. La finalidad de este día es concienciar a la sociedad sobre el gran problema que la alimentación, o más en concreto, que los problemas alimentarios como el hambre y la desnutrición, suponen a nivel mundial.

El hecho de que exista un Día Mundial dedicado a la alimentación indica la importancia que tiene este aspecto en nuestra salud. Y es que el concepto de alimentación no trata solo de cuánto comemos, sino que también incluye qué comemos y cómo lo comemos.

Y el qué comemos y cómo lo comemos es especialmente importante entre las personas mayores, ya que su alimentación es crucial para determinar su estado de salud actual y futuro.

¿Cuáles son los alimentos más adecuados y saludables?

Cuando la edad va avanzando se va acentuando el desgaste natural de nuestro cuerpo, por lo que aunque tengamos la suerte de no padecer ninguna enfermedad grave, cada vez es más necesario cuidar nuestro sistema motor (huesos, articulaciones, musculatura…) y nuestro cerebro (memoria, coordinación…).

No hay ningún alimento milagroso para ayudarnos en este sentido, pero sí que podemos ofrecer una lista de alimentos que son más adecuados para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Así que, aquí van algunos ejemplos:

  • Alimentos ricos el omega 3 (salmón, atún, caballa, nueces…)
  • Alimentos que contengan Vitamina E (arándanos, semillas de girasol…)
  • Alimentos ricos en hierro (carnes magras (evitar las carnes rojas)
  • Hidratos de carbono (cereales, legumbres…)
  • Antioxidantes (frutos rojos, cacao…)
  • Frutas y verduras en general. En este apartado, una mención especial a aquellas que aporten ácidos grasos y nitritos, que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo y, por tanto, favorecen el buen funcionamiento del cerebro. Están en este grupo las zanahorias, naranjas, sandía, kiwi, ciruelas…
  • Huevos, ya que contiene colina, elemento esencial para las células del cerebro.

Por otro lado, deben evitarse alimentos precocinados, embutidos, carnes grasas, bollería, alcohol, así como el exceso de sal y azúcar.

Y no debemos olvidar el agua. El agua es indispensable para cualquier persona, pero hay que tener en cuenta que en las personas mayores disminuye la sensación de sed, con lo que es más fácil que haya falta de hidratación, lo que puede producir mayor desgaste muscular y reducción de las funciones cerebrales. Así que es necesario beber agua continuamente a lo largo del día.

¿Cómo podemos mejorar el resultado de comer los alimentos adecuados?

Hasta ahora hemos hablado de qué comer, pero como hemos dicho al inicio de este artículo, cómo comemos también es importante.

Y el cómo significa tener en cuenta aspectos como los siguientes:

  • Realizar comidas entre 4 y 5 veces al día, evitando las comidas muy copiosas.
  • Intentar convertir la comida en un momento de placer. Comer sano no tiene que ser aburrido. Una comida saludable consistente en un pescado al vapor o a la plancha acompañado de verduras puede ser una maravilla si se aliña con algo de limón y hierbas aromáticas y un chorrito de aceite virgen, y si las verduras están cocinadas en su punto correcto para que mantengan un sabor y textura agradables.
  • Evitar la monotonía en las comidas. Hay un número suficiente de alimentos adecuados para las personas mayores, y se pueden hacer múltiples combinaciones que harán que la monotonía no quepa en nuestra dieta.
  • Comer en compañía. Estar con otras personas a la hora de comer favorece la interacción social, lo que beneficia en muchos sentidos. Asimismo, mantener algún tipo de conversación durante las comidas fomenta que se coma más lentamente, lo que favorecerá una buena digestión.

Además de estos aspectos generales sobre una buna alimentación, es importante tener en cuenta las necesidades específicas de cada persona y seguir los consejos del médico en caso de padecer alguna dolencia que pueda impactar en el tipo de alimentación a seguir.

Finalmente, desde Pensium queremos agradecer la gran labor de todas las entidades que colaboran en la mejora de la alimentación en nuestra sociedad y en los países más necesitados, aportando nuestro granito de arena con estos consejos sobre la  alimentación de las personas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

8 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.