fbpx
  • Inicio
  • /Dependencia
  • /¿Cuáles son las enfermedades degenerativas más comunes en personas mayores?
¿Cuáles son las enfermedades degenerativas más comunes en personas mayores?

¿Cuáles son las enfermedades degenerativas más comunes en personas mayores?

Valora este artículo

 

Contactar

En primer lugar, entendemos por enfermedad degenerativa aquella en la que la función o la estructura de los tejidos u órganos afectados empeoran con el transcurso del tiempo.

Entre las enfermedades degenerativas más habituales en personas mayores encontramos las llamadas enfermedades neurodegenerativas, que son las que afectan directamente al sistema nervioso.

Enfermedades neurodegenerativas

Este tipo de enfermedades son las que afectan al sistema neuronal del cerebro, causando daños irreparables por el propio cuerpo y, hasta el momento, también por la medicina.

Así pues, a causa de una enfermedad neurodegenerativa se pueden ver gravemente afectadas actividades como el equilibrio, el movimiento, el habla, la memoria, etc…

Entre las enfermedades neurodegenerativas más comunes encontramos:

El Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad de la que hablamos a menudo en este blog, por ser una de las más habituales entre las personas mayores. Se trata de una enfermedad que afecta gravemente a las funciones mentales de la persona que la padece y que interfiere, y mucho, en su vida diaria.

El desarrollo de la enfermedad presenta varias etapas o estadios:

  • Leve: el paciente simplemente sufre pequeños olvidos que no le impiden seguir con su vida diaria habitual. Aquí pueden aparecer episodios de apatía y cambios de humor.
  • Moderado: la persona afectada ya tiene ciertas dificultades para realizar sus actividades cotidianas. Además hay una pérdida de memoria ya importante y se aprecia falta de capacidad para comprender y razonar.
  • Grave: la persona que padece la enfermedad es totalmente dependiente, se ha perdido el habla y el estado es de desorientación constante.

Como comentamos en nuestro post Hacia una cura para el Alzheimer”, por ahora no hay una medicina milagrosa que cure la enfermedad. Sin embargo la medicina va haciendo grandes progresos para lograr parar su desarrollo. Por ejemplo, hace pocos días conocíamos la noticia esperanzadora de que investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) habían identificado un anticoagulante oral (Dabigatrán) que retrasa la aparición de la enfermedad en ratones.

El Parkinson

La enfermedad de Parkinson también es bastante frecuente dentro de las enfermedades neurodegenerativas en personas mayores.

Se trata de un trastorno que se puede empezar a desarrollar a partir de los 55-65 años y que provoca un deterioro de ciertas funciones cerebrales. Ello se traduce, principalmente, en temblores en la cara, brazos y piernas y rigidez en extremidades.

Además, se pueden dar afectaciones también en el equilibrio, el movimiento, el habla… entre otras áreas vitales.

Tal y como sucede con la enfermedad de Alzheimer, no existe cura para el Parkinson. El tratamiento se basa en el control de los síntomas de la enfermedad.

Causas de las enfermedades degenerativas

Las causas de este tipo de enfermedad son muy variadas, incluso a veces son genéticas o se desconocen. Sin embargo, sí que existen algunas patologías que, en determinados casos, se pueden asociar a la aparición de este tipo de enfermedades:

  • Alcoholismo
  • Tumores
  • Ataque cerebrovascular
  • Traumatismos
  • Toxinas y virus

Prevención de las enfermedades degenerativas

Aunque no existen unas premisas de prevención infalibles para este tipo de enfermedades, sí que hay algunos hábitos que pueden ayudar a disminuir el riesgo a padecerlas. Entre ellos:

  • Llevar una alimentación saludable, sin exceso de azúcares y grasas saturadas
  • Realizar ejercicio, tanto físico como mental

Las familias que, por desgracia, tienen que hacer frente a alguna de estas enfermedades, suelen sufrir al ver a su familiar en ese estado progresivo de deterioro, como también por el hecho de tener que organizarse para prestarle la mejor atención y garantizarle la mejor calidad de vida posible en cada fase de la enfermedad.

Es por ello que, en los casos más avanzados en los que la persona afectada se vuelve totalmente dependiente, muchas familias se plantean el ingreso de su familiar en una residencia geriátrica especializada en atender a personas con este tipo de trastornos. El problema añadido son las interminables listas de espera para acceder a una plaza pública y el elevado coste mensual de las plazas privadas. Por este motivo, en Pensium trabajamos para hacer llegar nuestra solución para pagar la residencia al mayor número de familias. Si os encontráis en esta situación, no dudéis en contactar con Pensium y pedir un estudio personalizado de vuestro caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

4 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.