fbpx
  • Inicio
  • /Dependencia
  • /El cuidado del cuidador de personas dependientes en aislamiento domiciliario
El cuidado del cuidador de personas dependientes en aislamiento domiciliario

El cuidado del cuidador de personas dependientes en aislamiento domiciliario

Valora este artículo

Los cuidadores de personas mayores dependientes siempre han tenido un papel crucial en el bienestar de éstos, por ello desde Pensium siempre queremos poner en valor su labor e insistimos en la importancia de su autocuidado. Si bien siempre es importante que un cuidador cuide primero de sí mismo para poder luego ofrecer la mejor atención a la persona a la que cuida, ahora es especialmente importante que se proteja ante el coronavirus, sobretodo si se encuentra en la situación de cuidar de una persona mayor dependiente en aislamiento domiciliario por haber resultado positiva por COVID-19.

Dentro del protocolo publicado por el Ministerio de Sanidad dirigido a personas cuidadoras para la atención de personas con sospecha o confirmación de haber contraído el COVID-19, encontramos algunas premisas a seguir para desarrollar la función de cuidador con la máxima protección posible:

  • Intentar que sea un único cuidador el que proporcione atención a la persona dependiente
  • Antes de entrar en la estancia donde se encuentra la persona enferma es imprescindible la higiene de manos y colocarse correctamente el equipo de protección: ropa protectora, mascarilla y guantes.
  • Siempre que sea posible, se deberá mantener una distancia de seguridad de al menos 1 metro de distancia.
  • La persona cuidadora no debe ser colectivo de riesgo, es decir, no debe estar embarazada ni inmersa en ningún proceso oncológico, y no debe padecer enfermedades crónicas cardíacas, pulmonares, renales, inmunodepresión o diabetes.

Asimismo, es muy importante extremar las precauciones en situaciones tan habituales como son el aseo, la manipulación de las heces y la orina o la alimentación del paciente dependiente. Ante ello es vital el uso adecuado de los elementos de protección y la correcta higiene de manos, para lo que además de las prácticas habituales se aconseja mantener las uñas cortas y quitarse las pulseras y los relojes.

A su vez, se recomienda también:

  • Que el cuidador entre en la estancia sólo cuando sea imprescindible, y que mientras se encuentre con el paciente éste lleve puesta una mascarilla
  • Para limitar las entradas y salidas del cuidador es importante que la persona dependiente disponga de teléfono o interfono en su estancia, de modo que pueda comunicarse con el cuidador fácilmente.
  • Realizar una limpieza frecuente de la estancia con legía 1:50 (20cc por cada litro de agua)
  • Que los utensilios de limpieza que se utilicen sean exclusivos para la estancia del paciente.
  • Que la ropa y las sábanas del paciente se trasladen a la lavadora en una bolsa cerrada y se laven a 60-90ºC.
  • Que la vajilla se lave, en la medida de lo posible, en el lavavajillas a una temperatura de 60ºC
  • A ser posible, colocar en la habitación un cubo de basura, con tapa de apertura de pedal y con bolsa de autocierre, donde depositar todos los objetos desechables (mascarilla, guantes, etc) antes de salir de la estancia.

Sabemos que en ocasiones puede ser complicado seguir alguna que otra de las recomendaciones, pero pensemos por un momento en las consecuencias de no hacerlo. Así pues, seas cuidador profesional o cuidador del entorno familiar, te invitamos a seguir al máximo los consejos de los expertos.

Tú eres lo primero, cuídate antes de cuidar otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.