Qué es una Renta Vitalicia y en qué se diferencia de Pensium

Qué es una Renta Vitalicia y en qué se diferencia de Pensium

En el mercado existen diferentes opciones de financiación que permiten a las familias obtener capital para cubrir todo tipo de gastos, pero el coste que supone o la perdida de patrimonio puede ser muy grande según la opción escogida.

Los gastos de los cuidados asistenciales ya sean en casa o en una residencia de la tercera edad, hasta ahora se han estado afrontando, principalmente, con fórmulas como por ejemplo la Renta Vitalicia. Pero exactamente ¿qué es una Renta Vitalicia? ¿Cómo funciona? ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de contratarla?

Puesto que, a través de vuestras consultas, vemos que es un tema de gran interés entre los que tenéis familiares en situación de dependencia que necesitan costosos cuidados asistenciales, dedicaremos los siguientes artículos de nuestro blog a profundizar en ésta y otras opciones de financiación existentes.

Qué es una renta vitalicia y en qué se diferencia del Programa Pensium

La renta vitalicia constituida sobre un inmueble es un contrato que permite al propietario, normalmente persona mayor de 65 años, obtener ingresos extra para complementar su pensión a cambio de ceder la propiedad de su vivienda. Con esta opción el propietario pierde su vivienda conservando, eso sí, el derecho de uso y disfrute de la misma. En algunas modalidades concretas se puede renunciar a este derecho de uso y disfrute a cambio de recibir una renta mensual más elevada. En todo caso, siempre se trata de una operación que funciona igual a una compraventa, que conlleva la perdida de la propiedad de la vivienda y no se puede cancelar.

La primera y gran diferencia entre una Renta Vitalicia y Pensium, es que con Pensium la propiedad del inmueble siempre se mantiene y en ningún caso se contempla la ejecución de la vivienda.

Además, es importante tener en cuenta que la Renta Vitalicia no deja de ser un seguro, con lo que la compañía aseguradora tiene que cubrirse en el caso de que el beneficiario viva muchos años y deba abonarle las cantidades mensuales acordadas durante más tiempo de lo previsto según sus estimaciones y estadísticas. Esto se traduce en que, habitualmente, las rentas mensuales resultantes a percibir por la persona mayor son de importes más bien reducidos.

Por otro lado, si la estancia en la residencia es corta debido al fallecimiento del titular, en el caso de la Renta Vitalicia los herederos no perciben nada relativo al inmueble y, además, pierden la propiedad y su posible revalorización. Con Pensium, se van atendiendo los pagos de la residencia, se explota la vivienda (que por sí sola paga la deuda) y no se pierde la propiedad para los herederos. La revalorización de la vivienda va íntegra a los herederos y el tiempo de uso de la vivienda que se cede está ajustado exactamente al capital recibido y utilizado.

La otra gran diferencia se encuentra en el hecho de que el Programa Pensium se puede cancelar en cualquier momento mientras que la contratación de la Renta Vitalicia es irreversible.

Como veis, cuando alanilizamos bien qué es una renta vitalicia, vemos que hay diferencias sustanciales entre una alternativa y otra. Si aún y así os surgen dudas, contactad con nosotros y las resolvemos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

dos × 1 =