fbpx

Le anticipamos hasta el doble del alquiler de su vivienda para pagar fácilmente la residencia.

El yoga en la tercera edad

El yoga en la tercera edad

Rate this post

El yoga es una práctica de origen hindú que permite conectar el cuerpo con la mente a través de una combinación de posturas físicas (o asanas), ejercicios de respiración y meditación.

Esta disciplina, nacida hace miles de años, se ha hecho muy popular en occidente en los últimos tiempos, y es muy practicada por aquellos que quieren practicar ejercicio a la vez que reducen el nivel de estrés.

Estilos de yoga

El mundo del yoga es muy extenso y cuenta con un amplio abanico de estilos y niveles de dificultad/intensidad. Entre los más populares encontramos:

  • Asthanga yoga
  • Hatha yoga
  • Yoga Integral
  • Iyengar yoga
  • Kundalini yoga
  • Vinyasa yoga
  • Yoga Restaurativo
  • Yin Yoga

Para personas mayores que no han practicado nunca antes esta disciplina, sería recomendable empezar por un tipo de yoga no demasiado exigente que les permita ir cogiendo flexibilidad, conectando con el cuerpo y entrando en esta filosofía de vida.

Para ello, los estilos más indicados serían, por ejemplo:

  • Yoga restaurativo: un tipo de yoga muy relajante cuya finalidad es el descanso del sistema nervioso mediante asanas suaves y pasivas.
  • Vinyasa yoga: estilo en el que se realizan las asanas (posturas) una detrás de otra, siguiendo el ritmo de la respiración. Ideal para aumentar la flexibilidad y tonificar los músculos.
  • Yin Yoga: en este caso se trata de un estilo de yoga en el que se mantiene la postura de forma estática durante varios minutos. Muy indicado para adquirir flexibilidad en las articulaciones y a tomar conciencia del cuerpo.
  • Hatha yoga: estilo ideal para cualquier edad. Básico, lento y fácilmente adaptable para principiantes, ya que las posturas se mantienen el tiempo suficiente como para conocerlas bien y ajustar el cuerpo hasta lograr la alineación correcta.

Beneficios del yoga para personas mayores

El yoga tiene múltiples beneficios para la salud (tanto de jóvenes como de mayores) puesto que, entre otras cosas, puede ayudar a:

  • Mejorar la postura y la flexibilidad
  • Reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca
  • Conseguir un estado superior de relajación y reducir el estrés
  • Mejorar la confianza en uno mismo
  • Mejorar la coordinación
  • Mejorar la concentración
  • Mejorar la digestión
  • Reducir los problemas del sueño

Además, si nos enfocamos más en los beneficios para las personas mayores, tenemos que la practica del yoga puede contribuir muy positivamente en:

  • El tratamiento de estados de ansiedad y/o depresión (muy habitual en la tercera edad, como comentamos en el artículo “Psicología del adulto mayor”)
  • La disminución de dolores de espalda
  • La mejora de la memoria
  • El mantenimiento de la masa muscular
  • La mejora de la respiración
  • El mantenimiento del equilibrio

Precauciones a la hora de practicar yoga en la tercera edad

Aunque el yoga es una actividad que contribuye al bienestar es importante practicarla con un buen instructor y no aventurarse a realizar los ejercicios solos en casa, especialmente si hablamos de personas mayores.

Cuando existen problemas óseos o musculares es importante comunicárselo al profesor de yoga, para que indique qué posturas son indicadas y cuáles no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.