fbpx
Hacia una cura para el Alzheimer

Hacia una cura para el Alzheimer

Hacia una cura para el Alzheimer
5 (100%) 1 vote[s]

información pensium

El pasado 21 de septiembre se celebró el Día Mundial del Alzheimer. Durante la jornada se realizaron varios actos dedicados a sensibilizar a la sociedad acerca de la enfermedad y, a su vez, darla a conocer en todos sus ámbitos: desde las causas, los síntomas y la evolución hasta los tratamientos o las necesidades de las personas afectadas en cada una de las etapas de la enfermedad.

Desde Pensium nos queremos unir a esta jornada a través de la acción divulgativa y, por este motivo, hoy dedicamos nuestro post al Alzheimer, concretamente a los avances que se están haciendo para lograr poner fin a esta terrible enfermedad.

¿Se puede curar el Alzheimer?

Probablemente una de las primeras preguntas que nos vienen a la cabeza cuando alguien de nuestro entorno es diagnosticado de Alzheimer es: ¿hay cura para el Alzheimer?

Desgraciadamente hoy, después de más de 110 años desde que el psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer identificara los síntomas de lo que más tarde se conocería como la enfermedad de Alzheimer, la respuesta sigue siendo negativa.

Sin embargo, debemos decir que la medicina actual trabaja duramente para lograr encontrar una cura para esta enfermedad que, de seguir como ahora, en poco más de 20 años puede llegar a doblar el número actual de personas afectadas.

Alzheimer, nuevos descubrimientos para su cura

En las últimas décadas encontramos estudios con avances importantes que permiten ser un poco más optimistas respecto a curar, o por lo menos, ralentizar el desarrollo de la enfermedad. Aún y así debemos ser prudentes al respecto, puesto que no existe una vacuna milagrosa que logre acabar con ella.

Por ahora las investigaciones se centran principalmente en la detección precoz de la enfermedad y en encontrar tratamientos de prevención que permitan frenar o retrasar el inicio de los primeros síntomas.

Los investigadores afirman que retrasando 5 años la aparición de la enfermedad, se podría llegar a reducir en un 33% el número de personas afectadas.

Proteína beta-amiloide

Según varias investigaciones, la proteína beta-amiloide está fuertemente asociada al Alzheimer, aunque no hay prueba científica que permita situarla como causa principal del origen de la enfermedad. Ello es debido a que la beta-amiloide por sí sola no es dañina, sino que se convierte en tóxica cuando se desnaturaliza y se apelmaza, formando agrupaciones dañinas para las neuronas.

Proteína tau

Junto a la proteína beta-amiloide, los investigadores han identificado otra proteína cuya acumulación se asocia también a la enfermedad de Alzheimer, la proteína tau.

Según los científicos expertos en el tema, la proteína tau altera la actividad de unas secuencias del ADN celular denominadas ‘transposones’, lo que provoca una inestabilidad genómica en las neuronas que acaba con degeneración y muerte neuronal.

Proteína TREM2

Uno de los últimos avances ha sido el descubrimiento de una proteína que podría proteger de la enfermedad de Alzheimer, la proteína TREM2.

Según el equipo de investigación liderado por Christian Haas en la Universidad de Múnich, aumentar la función de TREM2 podría frenar la progresión la EA (Enfermedad de Alzhéimer).

“La activación de esta proteína con fármacos se podrá estudiar en futuros ensayos clínicos, quizá no para curar la enfermedad, pero sí para frenar su evolución, igual que sucede en otras enfermedades crónicas”, explica el Dr. Marc Suárez-Calvet, investigador del Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC), el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall.

Sea como sea, los avances están sobre la mesa y hay multitud de equipos de investigación en todo el mundo trabajando para encontrar la diana definitiva para parar esta terrible enfermedad, que solo en España afecta a más de 800.000 personas.

 

Mientras eso no sucede, desde Pensium seguiremos apoyando a las personas afectadas y a sus familias, por un lado ofreciendo información útil para facilitar la convivencia con la enfermedad y, por otro lado, con soluciones económicas que permitan mejorar el bienestar y la calidad de vida tanto de enfermos como de familiares.

 

FUENTES:

BarcelonaBeta Brain Research Center (https://www.barcelonabeta.org/)

Fundació Pasqual Maragall (https://fpmaragall.org/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

tres × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.