fbpx
Ejercicios mentales para mayores: la estimulación cognitiva

Ejercicios mentales para mayores: la estimulación cognitiva

Valora este artículo

Por todos es sabido que el ejercicio físico ayuda a mantener el cuerpo en forma, mejorando la salud. Pero el cerebro, al igual que el cuerpo, también necesita ejercicio para mantenerse sano. Es por ello que hoy queremos hablar de la estimulación cognitiva y de varios ejercicios para poner en forma la mente.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva consiste en una serie de ejercicios y actividades que buscan, como objetivo, mantener y/o mejorar las capacidades mentales de la persona que los realiza a lo largo del tiempo.

En el caso de las enfermedades neurodegenerativas, esta estimulación complementa el tratamiento farmacológico, ayudando tanto a retrasar el deterioro de las capacidades cognitivas como a potenciar la autoestima, evitar la desconexión con el entorno y fortalecer las relaciones sociales.

Desde los juegos de mesa tradicionales a ejercicios físicos al aire libre, pasando por los clásicos pasatiempos, el abanico de posibilidades para ejercitar la mente es muy amplio, y cada año aumenta el material disponible gracias a internet y a la publicación de libros con ejercicios nuevos. Veamos algunos ejemplos…

Juegos de mesa y pasatiempos para ejercitar el sistema cognitivo

Juegos clásicos como el parchís, que ejercita la atención visual, el cálculo, la motricidad fina y la resolución básica de problemas (al decidir qué ficha mover, por ejemplo) o el dominó, que estimula la concentración y la atención, así como la percepción visual, la flexibilidad de pensamiento o el cálculo, son perfectos para estimular el cerebro.

Juegos como el ajedrez, las damas o los juegos de cartas también ayudan a fomentar la concentración.

Estos juegos, puesto que deben jugarse entre dos o más personas, ayudan a mejorar la socialización y la autoestima de la persona, ayudando a la neuropsicología y mejorando la calidad de vida.

Además de los juegos de mesa, los pasatiempos también son grandes opciones a tener en cuenta. Los crucigramas y autodefinidos trabajan las funciones lingüísticas y la flexibilidad mental. Los sudokus son perfectos para la lógica, la deducción y la capacidad de planificación. Las sopas de letras activan la percepción visual, la atención y la concentración.

Bailar también mejora la memoria

El ejercicio físico también ayuda a mantener una buena salud mental y, según un estudio científico realizado en Estados Unidos en el 2003, el mejor para la memoria entre personas de entre 75 y 85 años de edad es el baile, ya que requiere memorizar los pasos de la danza y controlar la coordinación con el ritmo.

Otros ejercicios como el tai chí o los aeróbicos de intensidad baja o moderada pueden ayudar a las funciones de coordinación motora, a la concentración mental y al equilibrio.

Actividades artísticas

Las actividades artísticas, como pintar, cantar o dibujar, ayudan a mantener la mente activa y fomentan la creatividad, por lo que no deben despreciarse dentro de un cuadro de ejercicios de estimulación cognitiva. Además, no podemos dejar de lado las formas más clásicas de estimulación, como la lectura y la escritura.

Las nuevas tecnologías también juegan

Los teléfonos inteligentes, las tablets, los ordenadores, incluso algunas videoconsolas portátiles también disponen de juegos encarados especialmente a ejercitar la mente. Varios son los estudios que demuestran los beneficios de ciertos videojuegos en la mejora de la agilidad, la coordinación o la memoria.

Son muchos los juegos disponibles en el mercado que también estimulan el sistema cognitivo, desde los juegos de preguntas, a juegos de crear palabras con las letras dadas, así como aquellos de juntar tres o más objetos del mismo tipo o color, o los de lanzar objetos con cierto ángulo hacia construcciones que deben derribarse.

No importa lo que hagamos, pero tiene que motivarnos y debe suponer un reto mínimo para que la estimulación sea efectiva. También es importante que haya variedad de ejercicios para que todas las funciones cognitivas se vean implicadas en la estimulación. Mantener la mente activa es vital para un envejecimiento saludable, junto a las relaciones sociales, el ejercicio físico moderado y una buena alimentación equilibrada.

Desde Pensium estamos totalmente comprometidos con la mejora del bienestar y la calidad de vida de las personas mayores, por ello en nuestro blog realizamos periódicamente la labor de divulgación de buenos hábitos para un envejecimiento activo y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.