fbpx
  • Inicio
  • /Dependencia
  • /¿Es factible la aplicación en España del modelo nórdico de asistencia a los mayores?
¿Es factible la aplicación en España del modelo nórdico de asistencia a los mayores?

¿Es factible la aplicación en España del modelo nórdico de asistencia a los mayores?

¿Es factible la aplicación en España del modelo nórdico de asistencia a los mayores?
4.7 (94.29%) 7 vote[s]

información pensium

El Instituto de Estudios Fiscales, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha publicado recientemente un estudio sobre la atención a la dependencia en España que incluye una propuesta de implantación de un sistema basado en una mayor atención por parte de los servicios públicos. El estudio lleva por título: Atención a la dependencia en España. Evaluación del sistema actual y propuesta de implantación de un sistema basado en el derecho universal de atención suficiente por parte de los servicios públicos. Estudio de su viabilidad económica y de sus impactos económicos y sociales. 

El estudio analiza la posibilidad de implantar en España el modelo nórdico de atención a las personas mayores, que contempla un elevado nivel de atención pública, ya sea en el domicilio o en centros especializados.

Según el trabajo de investigación y evaluación realizado por Rosa Martínez, Susana Roldán y Mercedes Sastre, implantar en España el sistema de atención a los mayores que se aplica en Suecia conllevaría un destacado aumento de:

  • El número de usuarios con derecho a ayuda por dependencia.
  • Las plazas en residencias geriátricas.
  • El número de centros de día para mayores.
  • El empleo a tiempo completo de profesiones afines al cuidado de personas mayores.

Así como una excepcional disminución de:

  • Los cuidados asistenciales realizados por familiares, puesto que éstos estarían garantizados por los servicios públicos.
  • El gasto del Estado en prestaciones por desempleo, puesto que además de la creación de nuevos puestos de trabajo, las personas cuidadoras no profesionales que actualmente no pueden trabajar por estar cuidando de su familiar dependiente podrían buscar trabajo de nuevo.
  • La brecha laboral de género, ya que en España gran parte de los cuidados no profesionales de personas dependientes recaen sobre mujeres, que podrían retomar su vida laboral y su carrera profesional.

¿En qué consiste el modelo nórdico de atención a los mayores?

Cuando hablamos del modelo nórdico de atención a los mayores nos referimos al modelo que se aplica en países como Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia o Países Bajos.

Si bien es cierto que cada país tiene sus particularidades y sigue sus propias líneas de actuación, la base sobre la que se sustenta el modelo es siempre la misma: un modelo de asistencia sanitaria y social universal y gratuita, en el cual los poderes públicos asumen un papel protagonista en cuanto a los servicios de asistencia de este colectivo de la ciudadanía. Esta asistencia puede ser a domicilio (aunque estas personas necesitan una ayuda importante, el deseo de las personas mayores muchas veces es seguir realizando su vida en su propia casa) o en centros especializados para mayores.

Evidentemente, aplicar este sistema de atención en España implicaría un importante aumento presupuestario que, según las estimaciones presentadas en el informe, sería de alrededor de 12.000 millones respecto al año 2016.

Entonces, ¿es factible el cambio de modelo?

Según el estudio, que ha tomado como referencia el modelo Sueco por “su liderazgo en política social” y por ser un país ejemplar en su sistema de atención a las personas dependientes, sí.

Para demostrarlo, las responsables del estudio han planteado varias medidas que permitirían realizar progresivamente la transición del modelo actual hacía el modelo de Suecia, en el que la atención a la dependencia es un derecho “universal, suficiente y público”.

La primera de las propuestas realizadas contempla que la persona dependiente realice un copago por alojamiento y comida en residencias geriátricas o centros de día. En el caso de que no pudiese asumirlo, se propone una ayuda por parte del Estado. Restando este copago, nos situaríamos en un gasto público de 7.200 millones de euros, inversión que prácticamente dobla la actual.

En segundo lugar, se propone la eliminación de determinados incentivos fiscales asociados a la edad, la discapacidad y la dependencia en el IRPF, que suman unos 1.700 millones de euros. Con un sistema público de asistencia a estas personas, no sería necesario un trato fiscal preferente.

Y además, a ambas medidas se le sumaría el retorno en cotizaciones a la Seguridad Social de los empleos de nueva creación y sus impuestos. Según sus cálculos, esta cifra ascendería a 5.000 millones de euros.

Con todo ello los números cuadrarían y por lo tanto, en términos económicos, el cambio de modelo sería factible. Y eso que las responsables del estudio han sido conservadoras y han realizado las cuentas teniendo en cuento solamente los retornos directos.

Accede aquí al estudio completo.

¿Estaríamos preparados para un cambio de este tipo?

Más allá del aspecto económico, tenemos que tener en cuenta que la mentalidad española no es la sueca. En España hay una mentalidad social muy arraigada que asocia el cuidado de personas mayores dependientes al entorno familiar, especialmente a las mujeres.

A ello se le debe sumar que, en general, en nuestro país los servicios de las residencias de mayores sólo se tienen en cuenta en estados de dependencia muy avanzados, lo que en conjunto hace que en España la transición de un modelo a otro necesite mucho más que un cambio en la gestión presupuestaria pública.

Ciertamente, la aplicación de este cambio de modelo podría beneficiar a muchas familias con persona mayores, gracias al incremento de la inversión pública en la prestación de servicios (plazas residenciales, centros de día, servicios de ayuda a domicilio, etc.).

Sin embargo, la realidad es que actualmente la atención pública no puede cubrir las necesidades de todas las personas mayores dependientes. Éste es el motivo de que existan alternativas para facilitar el pago de los servicios de atención privada, entre los que destaca el programa Pensium, que facilita recursos a las familias que se ven obligadas a asumir el coste de una plaza residencial privada para que su familiar mayor reciba la atención que necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

16 − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.