fbpx
Cómo valoran su salud las personas mayores

Cómo valoran su salud las personas mayores

Cómo valoran su salud las personas mayores
5 (100%) 1 vote[s]

El paso el tiempo nos afecta a todos y el efecto de los años acaba pesando en nuestra salud. Si entre las personas jóvenes (hasta 34 años), más del 80% considera que su estado de salud es bueno o muy bueno, entre las personas de entre 65 y 74 años este porcentaje se reduce a poco más del 50%, hasta estabilizarse en aproximadamente un 30% entre las personas de más de 75 años.

Esto significa que casi 3 de cada 4 personas mayores valora su salud como regular o mala. Pero, ¿cuáles son los principales motivos por los que estas personas consideran su salud como regular o mala?

Es evidente que las personas mayores se ven afectadas por enfermedades degenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, pero aunque estas enfermedades tienen un gran impacto físico y emocional en las familias, no son, si mucho menos, las enfermedades más habituales.

Mientras en España sufre Alzheimer un 6,3% de las personas mayores de 60 años, hay enfermedades como la Artrosis y la Tensión alta que afectan a más del 40% de las personas mayores.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes entre los mayores?

En otros artículos hemos tratado las enfermedades neurodegenerativas, de manera que ahora vamos a hacer una relación de otras patologías que son el día a día de muchas personas mayores y que merecen una mención, especialmente porque los efectos de algunas de ellas se pueden minimizar gracias a un estilo de vida saludable.

Hipertensión arterial

Con la edad suele elevarse la presión arterial. Si no tenemos cuidado, la tensión alta puede desencadenar insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y otros problemas de salud. Sin embargo, con un buen control del nivel de tensión arterial, unos hábitos de vida saludables (alimentación sana, ejercicio, etc.) y la ayuda de algún medicamento cuando el médico lo prescriba, pueden minimizar los efectos de esta dolencia habitual entre las persona mayores.

Artritis y artrosis

Son otra de las dolencias habituales entre las personas de edad, especialmente entre las mujeres. La artritis consiste en la inflamación en las articulaciones debido a un traumatismo, una infección u otras causas. La artrosis es el desgaste de las articulaciones debido a un proceso degenerativo crónico.

Ambas enfermedades causan dolor articular y dificultad de movimiento.

Mientras que la artritis se puede tratar y, en muchos casos, curar con antiinflamatorios, reposo o rehabilitación, la artrosis no tiene cura, y su tratamiento busca mejorar la calidad de vida mediante ejercicio suave, medicamentos como analgésicos o antiinflamatorios que reduzcan el dolor, o mediante la implantación de prótesis.

Diabetes

Esta enfermedad se debe a un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina, debido a un mal funcionamiento en el proceso de secreción de la hormona insulina. El estrés, los malos hábitos alimenticios y la inactividad pueden causar diabetes, por lo que esta enfermedad afecta mayoritariamente a las persona mayores.

Un control de los niveles de azúcar en sangre y orina y unos hábitos que ayuden a compensar al incorrecta secreción de insulina pueden ser suficientes para controlar la diabetes, aunque no para curarla, ya que se trata de una enfermedad crónica.

Problemas auditivos y visuales

El desgaste natural de los órganos auditivos y visuales hace que las personas mayores sufran problemas de audición y de vista. Sin embargo, actualmente existen sistemas que permiten paliar estos problemas. El uso de audífonos, gafas o la cirugía ocular para el tratamiento de cataratas o glaucoma pueden ser una solución satisfactoria en la mayoría de casos.

Una revisión ocular y de oído periódica será claves para identificar posibles problemas de vista o de oído y para iniciar los tratamientos cuando sea necesario.

Osteoporosis

Con el paso de los años los huesos se debilitan debido a la disminución de la cantidad de minerales, especialmente de calcio. Esta fragilidad de los huesos, conocida como osteoporosis, comporta mayor facilidad de sufrir fracturas. Es más habitual entre las mujeres, debido a las carencias hormonales derivadas de la menopausia.

Los efectos de la osteoporosis se pueden paliar con una dieta equilibrada, un aporte adicional de calcio y el deporte o actividad moderada que permita mantener el sistema muscular en forma.

Gripe

Aunque no sea lo primero que nos viene a la cabeza al pensar en dolencias  habituales de personas mayores, la gripe afecta cada año a casi 800.000 personas en España, de las que gran parte son mayores de 65 años. Y son precisamente las personas mayores las que tienen mayor riesgo de complicaciones, debido a los problemas respiratorios derivados de la gripe.

La vacuna de la gripe, así como prestar atención a los síntomas como congestión, malestar muscular o fiebre son las principales precauciones que debemos tener en cuenta para que algo tan común cuando llega el frío como la gripe no nos quite el sueño.

 

Es evidente que hacerse mayor afecta a la salud, pero lo más importante es hacer lo posible para que, aunque se tenga alguna dolencia, tenga el menor impacto posible en la calidad de vida de la persona mayor. Es importante un control adecuado del estado físico de las personas mayores, una correcta administración de medicamentos cuando corresponda, favorecer el ejercicio suave, la interacción con otras personas, una alimentación adecuada y equilibrada… No siempre está en manos de la familia ofrecer todos estos cuidados a las personas mayores. Cuando se necesita algún tipo de ayuda profesional, ya sea en el domicilio o en un centro residencial, Pensium puede ayudar a las familias a que el coste de esta asistencia no suponga un problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.