fbpx

Le anticipamos hasta el doble del alquiler de su vivienda para pagar fácilmente la residencia.

  • Inicio
  • /General
  • /¿Qué es la vulnerabilidad financiera? ¿Cómo afecta a las personas mayores?
¿Qué es la vulnerabilidad financiera? ¿Cómo afecta a las personas mayores?

¿Qué es la vulnerabilidad financiera? ¿Cómo afecta a las personas mayores?

¿Qué es la vulnerabilidad financiera? ¿Cómo afecta a las personas mayores?
5 (100%) 1 vote[s]

Entendemos por vulnerabilidad financiera la capacidad que tiene una persona para superar o no situaciones económicas adversas valiéndose únicamente de recursos propios. En base a ello, ¿En qué situación se encuentran las personas mayores en nuestro país? ¿Gozan de buena salud financiera? O, por lo contrario, ¿pueden estar las personas mayores en situaciones financieras delicadas?

Es difícil responder de forma taxativa a estas preguntas, pero sí podemos ver algunos indicadores que nos hagan intuir cuál puede ser la situación actual de muchos hogares de mayores españoles.

Pensiones

Por ejemplo, si nos fijamos en las pensiones de jubilación, viudedad e incapacidad vemos que, actualmente, los importes mensuales medios son: 1.170 euros (jubilación), 729,62 euros (viudedad) y 985 euros (incapacidad).

Como vemos, no hablamos de grandes cifras sino todo lo contrario. Las medias de las pensiones por viudedad e incapacidad están por debajo o cerca del umbral de pobreza, fijado en 900 euros. Ello hace que las personas mayores que cobran estas pensiones puedan ser un colectivo altamente vulnerable.

Habilidades digitales

Según la Encuesta del INE sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares (2020), un 27,9% de las personas mayores de 74 años utilizó internet en los tres últimos tres meses del año pasado, un 17,1% hace un uso diario de internet y un 5,2% ha comprado online en el último trimestre del año. Si bien son cifras mejores que el año anterior, siguen siendo bajas en un contexto de alta digitalización como el que estamos inmersos.

En un entorno de transformación digital de la banca, con cada vez menos oficinas y más gestiones digitalizadas, muchas personas mayores tienen serias dificultades para gestionar su economía diaria, lo que les hace sentir más inseguros. Muchas personas mayores no utilizan nunca internet, con lo que se quedan fuera de los servicios financieros online, y muchos otros aún no se sienten cómodos utilizando tarjetas o cajeros automáticos. Ello sin duda limita y mucho la autogestión económica de muchas de las personas mayores de nuestro país.

Ahorro e inversión

Uno de los pilares fundamentales para salir airoso de situaciones de crisis e imprevistos económicos es disponer de un ahorro. En nuestro país venimos de la cultura del ladrillo, con lo que siempre se valoró mucho más tener propiedades a tener dinero ahorrado. Esto comporta que el tipo de gestión financiera de quien tiene sus ahorros en forma de propiedades sea diferente al de quien tiene su ahorro en forma de dinero. Por ello no es de extrañar que, según la Encuesta de Competencias Financieras 2016 (última disponible), elaborada por el Banco de España y la CNMV, sólo un 11% de las personas mayores de 65 años tuviera un plan de pensiones en 2016. Como no lo es tampoco que un 60% de los hogares con activos inmobiliarios esten en situación de vulnerabilidad. Tener bienes inmuebles no implica tener facilidad para obtener la liquidez necesaria para afrontar determinadas situaciones económicas adversas.

Educación

Otro factor importante a analizar es el nivel de educación. Está más que demostrado que el nivel de educación está altamente relacionado con la tenencia de productos de ahorro, puesto que se tiende a tener mejores conocimientos financieros.

Según los datos que ofrece la Encuesta de Condiciones de Vida, del INE, el 31% de las personas de más de 16 años con un nivel educativo equivalente a educación secundaria está en riesgo de pobreza o exclusión social. Si extrapolamos este indicador a las personas mayores de 65 años, con un 59% sin estudios o con sólo estudios primarios y una bolsa de personas sin estudios primarios del 5,8%, el impacto está claro.

A la vista de todos estos datos, podemos hacernos una idea general de lo que puede estar pasando en algunos hogares españoles donde habitan personas con pensiones bajas o con bajo nivel educativo. Está claro que el perfil de personas con mayor vulnerabilidad financiera es el de personas que viven solas, con bajo nivel de estudios y con unos ingresos inferiores a 14.500 euros anuales.

Y el papel de los que nos dedicamos al sector de las personas mayores es el de ofrecer respuestas y soluciones a estas personas para que su desconocimiento o su difícil acceso a recursos financieros no se convierta en una dificultad insalvable.

 

Fuente: https://www.escueladepensamiento.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.